El proceso de globalización en Cuba

En este segundo post pretendemos describir y analizar el efecto que el proceso de globalización ha tenido en la economía cubana y su repercusión en el escenario mundial. A su vez, intentaremos desgranar si este proceso de globalización ha generado mayores desigualdades dentro de la propia nación o bien en referencia a su posición mundial.

Como punto de partida y haciendo una revisión a la literatura, y más detalladamente, siguiendo a Jeffrey G. Wiliamson[1] describiremos las premisas básicas en las que se basa su estudio. Así, a partir de estas cinco conclusiones sobre el fenómeno de la globalización analizaremos y describiremos nuestro caso. Las conclusiones a las que llega Williamson son:

  1. El ensanchamiento de la brecha de ingresos entre las naciones se ha reducido, a causa de la globalización de los mercados de bienes y factores, al menos para aquellos países que se integraron en la economía mundial.
  2. Antes de 1914, en los países con mano de obra abundante la apertura al comercio internacional y a los movimientos internacionales de factores, redujo la desigualdad, y tuvo un efecto muy importante en aquellos países donde la emigración fue masiva.
  3. Los países con escasez de mano de obra, la apertura al comercio internacional y a los movimientos internacionales de factores incrementó la desigualdad, un efecto muy importante con anterioridad a 1914, cuando la inmigración fue masiva.
  4. A mayor globalización, menor desigualdad mundial.
  5. Los ingresos mundiales serían desiguales incluso con una integración global completa. Aun así, serían menos desiguales en una economía mundial completamente integrada que en una economía segmentada.

Pese a que Williamson centra su atención en aquellos aspectos derivados de la primera globalización, en esta entrada trataremos el caso cubano utilizando los mismos conceptos que Williamson extrapolados a la tercera globalización. Una vez descrito el objetivo de este estudio pasamos a describir la importancia del mismo. Así, el caso que nos ocupa despierta especial interés por mantenerse al margen del proceso de globalización mundial hasta finales de los años 80. La incursión en este proceso se agilizó con el fin de la guerra fría y del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME).

Nuestro análisis tiene su punto de partida en el año 1990 ya que fue en esta década cuando Cuba tuvo que redirigir sus políticas económicas e institucionales y tomar decisiones de política económica para responder a los impactos de factores externos. Esta reestructuración condujo a Cuba a  un profundo cambio tanto económico como institucional, teniendo como su máximo exponente la innovación de las estructuras productivas e institucionales incluido los derechos de propiedad como elemento básico de mercado  (Coase, Ronald, 1960:144 y Coase, Ronald, 1992:714)[2].

A pesar de realizar un análisis más exhaustivo a partir del año 90, es importante conocer qué sucedió los años anteriores. Entre los años 1959-1989, Cuba estaba al margen de los mecanismos de comercialización y de las fases de crecimiento y recesión de los países capitalistas. El país caribeño, a diferencia del resto de países, desarrolló su propia estructura y economía. El Estado garantizaba el pleno empleo, el acceso a la educación y la capacitación técnica siguiendo el paradigma del Estado de Bienestar. Así, Cuba formaba parte del reducido número de economías cerradas al igual que Korea del Norte, Myanmar y otras naciones relacionadas con la Unión Soviética, donde la Inversión Directa Extranjera (FDI[3]) era prácticamente nula.

Pero fue durante los años noventa cuando la situación política y económica de Cuba se transformó, dando lugar a una severa crisis caracterizada por una disminución en el PIB (32% entre 1989 y 1993), la caída de sus exportaciones (20,8% en 1998), el aumento en la desocupación de fuerza de trabajo (7,9% en 1995) e instalaciones productivas, el desabasto de alimentos y energía, la escalada de precios y la falta de divisas (Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAl, 2000:Anexo estadístico[4]). Fue en el inicio de esta crisis cuando la economía cubana realizó un proceso de descentralización basado en las cotizaciones internacionales y el crecimiento de mercado. A partir de aquí, la capacidad del Estado se redujo y promulgaron políticas públicas que se adaptasen al aumento de autonomía de la sociedad civil y a las transformaciones de las instituciones jurídicas y económicas (Aoki, Masahiko, 1995:330-353).

Así, a lo largo de esta década, el Estado cubano en su búsqueda de nuevas fuentes de financiación realizó distintas modificaciones. En primer lugar, se modificó gradualmente el régimen de propiedad empresarial, permitió y fomentó la inversión extranjera directa, la formación de empresas privadas, y el desarrollo del sector exportador mediante la especialización y políticas adaptativas, al aplicar medidas de planificación estratégica, para poder compensar un modelo de producción basado en la competencia, la eficiencia y la adaptación flexible a los mercados.

En el siguiente gráfico podemos ver como gracias a la apertura y la adopción de mecanismos de un mercado global, en la isla de Cuba la IDE ha crecido con tasas de dos dígitos durante los últimos 10 años.

Imagen

Ilustración 1. Evolución IDE en Cuba. 1985-2011. The World Bank Databank. Elaboración propia [1].

¿Pero, cómo se produce la apertura económica de Cuba hacía el exterior?

La primera apertura económica se produjo a lo largo de los años 80 con la aprobación del Decreto-Ley núm. 50. Este decreto permitió la entrada de inversión extranjera directa con el objetivo de elevar las exportaciones e introducir nuevas tecnologías en sectores de la economía cubana[6]. Sin embargo, fue en los noventa cuando la inversión extranjera creció significativamente en Cuba, debido a  su nueva situación económica. A pesar de ello, y aquí yace la especialidad del caso, Cuba con la promulgación de la Ley 77  restringió la inversión extranjera en diversos sectores de la economía cubana, entre ellos energía, minería y la defensa nacional.

A partir de aquí, y como dato más reciente fue en los años 2005 y 2006[7], cuando la economía cubana registró un crecimiento del PIB equivalente al de China. Este aumento se produjo gracias al incremento en la generación de servicios de salud y educación, medicamentos y níquel, productos comercializados en el mercado exterior. A esta apertura, se debe sumar el apoyo económico de Venezuela y China, que han compensado el embargo de Estados Unidos. Así y en relación a nuestro anterior post, confirmamos y corroboramos que el embargo producido por EEUU no fue el único factor que produjo el atraso de Cuba. Así, Cuba tuvo sus propios mecanismos compensatorios para evitar un mayor atraso. Para concluir, Cuba, es especialmente un país con una lenta transición y tal y como se ha visto con grandes ambigüedades tanto en su pasado como en sus perspectivas de futuro. Aún así, Cuba sigue manteniendo su posición económica intervencionista con la combinación de mecanismos de mercado, y medidas de planificación centralizada. Para poder comprobar la evolución de cómo la globalización ha afectado la distribución de la renta dentro del país será necesaria una futura investigación al respecto, ya que datos oficiales sobre el índice de Gini u otros medidores de la desigualdad no están disponibles para esta economía.

Tal y como se ha observado a lo largo de este ensayo,  la economía cubana es muy vulnerable en sus relaciones económicas internacionales debido a los intercambios desiguales y el escaso control que tiene sobre las condiciones mercantiles y financieras en que se realizan, lo que hace perdurar el desequilibrio crónico de su balanza comercial, el nivel de endeudamiento y el alza de precios[8]. Aun así, en lugar de fijar nuestra atención únicamente en indicadores económicos para medir el bienestar de la población cubana, basaremos la evolución respecto al resto de países según el Índice de Desarrollo Humano[9].

Así, como podemos ver en la Ilustración 2, durante la década de los 90, Cuba vio reducida su ventaja en términos de desarrollo humano y fue en este momento donde se implementaron las estrategias cubanas para abrir, parcialmente, la isla al exterior. Esto ayudó a impulsar el bienestar de los cubanos por encima de la media de sus países vecinos.

Imagen

Ilustración 2. Evolucion HDI. Comparativa Cuba.

Sin la inversión extranjera directa y las instituciones bancarias el impulso al crecimiento económico hubiese sido prácticamente imposible. Por lo tanto, podemos afirmar que las políticas económicas promovidas durante las últimas dos décadas han contribuido a mejorar el crecimiento y las perspectivas industriales de la economía cubana. Además, de la incursión en una economía más global. Todo ello sin abandonar ni cambiar el modelo primario-exportador de los siglos XIX y XX. En esta última afirmación, volvemos a mostrar la ambigüedad de las decisiones económicas cubanas.

Así y siguiendo las premisas citadas al principio del ensayo podemos concluir que la globalización ha permitido un mayor desarrollo de Cuba desde el punto de vista comparativo con el resto de naciones. Aun así, dentro de la isla no se puede concluir si el proceso de globalización haya sido o no beneficioso debido a la inexistencia de datos acerca de la distribución de la renta y los índices de desigualdad.


[1] Jeffrey G. Williamson (2012) El desarrolo mundial en perspectiva histórica.  Cinco siglos de revoluciones industriales, globalización y desigualdad. UNE: Zaragoza.

[2] Citado en  Solorza, Marcia Luz (2007:179)

[3] Foreign direct investment

[4] Citado en  Solorza, Marcia Luz (2007:180)

[5]Elaboración propia a partir de los datos obtenidos del worldbank

[6] Presidencia del Consejo de Estado de la República de Cuba, 1982: Decreto ley núm. 50

[7] Oficina Nacional de Estadísticas y los Ministerios de Asuntos Económicos de Cuba

[8]  Solorza Luna, (2007:18)

[9] International Human Development Indicators. UNDP

Viviana Dapresa y Sandra del Cerro

Bibliografía

About these ads

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s