El proceso de globalización en Cuba

En este segundo post pretendemos describir y analizar el efecto que el proceso de globalización ha tenido en la economía cubana y su repercusión en el escenario mundial. A su vez, intentaremos desgranar si este proceso de globalización ha generado mayores desigualdades dentro de la propia nación o bien en referencia a su posición mundial.

Como punto de partida y haciendo una revisión a la literatura, y más detalladamente, siguiendo a Jeffrey G. Wiliamson[1] describiremos las premisas básicas en las que se basa su estudio. Así, a partir de estas cinco conclusiones sobre el fenómeno de la globalización analizaremos y describiremos nuestro caso. Las conclusiones a las que llega Williamson son:

  1. El ensanchamiento de la brecha de ingresos entre las naciones se ha reducido, a causa de la globalización de los mercados de bienes y factores, al menos para aquellos países que se integraron en la economía mundial.
  2. Antes de 1914, en los países con mano de obra abundante la apertura al comercio internacional y a los movimientos internacionales de factores, redujo la desigualdad, y tuvo un efecto muy importante en aquellos países donde la emigración fue masiva.
  3. Los países con escasez de mano de obra, la apertura al comercio internacional y a los movimientos internacionales de factores incrementó la desigualdad, un efecto muy importante con anterioridad a 1914, cuando la inmigración fue masiva.
  4. A mayor globalización, menor desigualdad mundial.
  5. Los ingresos mundiales serían desiguales incluso con una integración global completa. Aun así, serían menos desiguales en una economía mundial completamente integrada que en una economía segmentada.

Pese a que Williamson centra su atención en aquellos aspectos derivados de la primera globalización, en esta entrada trataremos el caso cubano utilizando los mismos conceptos que Williamson extrapolados a la tercera globalización. Una vez descrito el objetivo de este estudio pasamos a describir la importancia del mismo. Así, el caso que nos ocupa despierta especial interés por mantenerse al margen del proceso de globalización mundial hasta finales de los años 80. La incursión en este proceso se agilizó con el fin de la guerra fría y del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME).

Nuestro análisis tiene su punto de partida en el año 1990 ya que fue en esta década cuando Cuba tuvo que redirigir sus políticas económicas e institucionales y tomar decisiones de política económica para responder a los impactos de factores externos. Esta reestructuración condujo a Cuba a  un profundo cambio tanto económico como institucional, teniendo como su máximo exponente la innovación de las estructuras productivas e institucionales incluido los derechos de propiedad como elemento básico de mercado  (Coase, Ronald, 1960:144 y Coase, Ronald, 1992:714)[2].

A pesar de realizar un análisis más exhaustivo a partir del año 90, es importante conocer qué sucedió los años anteriores. Entre los años 1959-1989, Cuba estaba al margen de los mecanismos de comercialización y de las fases de crecimiento y recesión de los países capitalistas. El país caribeño, a diferencia del resto de países, desarrolló su propia estructura y economía. El Estado garantizaba el pleno empleo, el acceso a la educación y la capacitación técnica siguiendo el paradigma del Estado de Bienestar. Así, Cuba formaba parte del reducido número de economías cerradas al igual que Korea del Norte, Myanmar y otras naciones relacionadas con la Unión Soviética, donde la Inversión Directa Extranjera (FDI[3]) era prácticamente nula.

Pero fue durante los años noventa cuando la situación política y económica de Cuba se transformó, dando lugar a una severa crisis caracterizada por una disminución en el PIB (32% entre 1989 y 1993), la caída de sus exportaciones (20,8% en 1998), el aumento en la desocupación de fuerza de trabajo (7,9% en 1995) e instalaciones productivas, el desabasto de alimentos y energía, la escalada de precios y la falta de divisas (Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAl, 2000:Anexo estadístico[4]). Fue en el inicio de esta crisis cuando la economía cubana realizó un proceso de descentralización basado en las cotizaciones internacionales y el crecimiento de mercado. A partir de aquí, la capacidad del Estado se redujo y promulgaron políticas públicas que se adaptasen al aumento de autonomía de la sociedad civil y a las transformaciones de las instituciones jurídicas y económicas (Aoki, Masahiko, 1995:330-353).

Así, a lo largo de esta década, el Estado cubano en su búsqueda de nuevas fuentes de financiación realizó distintas modificaciones. En primer lugar, se modificó gradualmente el régimen de propiedad empresarial, permitió y fomentó la inversión extranjera directa, la formación de empresas privadas, y el desarrollo del sector exportador mediante la especialización y políticas adaptativas, al aplicar medidas de planificación estratégica, para poder compensar un modelo de producción basado en la competencia, la eficiencia y la adaptación flexible a los mercados.

En el siguiente gráfico podemos ver como gracias a la apertura y la adopción de mecanismos de un mercado global, en la isla de Cuba la IDE ha crecido con tasas de dos dígitos durante los últimos 10 años.

Imagen

Ilustración 1. Evolución IDE en Cuba. 1985-2011. The World Bank Databank. Elaboración propia [1].

¿Pero, cómo se produce la apertura económica de Cuba hacía el exterior?

La primera apertura económica se produjo a lo largo de los años 80 con la aprobación del Decreto-Ley núm. 50. Este decreto permitió la entrada de inversión extranjera directa con el objetivo de elevar las exportaciones e introducir nuevas tecnologías en sectores de la economía cubana[6]. Sin embargo, fue en los noventa cuando la inversión extranjera creció significativamente en Cuba, debido a  su nueva situación económica. A pesar de ello, y aquí yace la especialidad del caso, Cuba con la promulgación de la Ley 77  restringió la inversión extranjera en diversos sectores de la economía cubana, entre ellos energía, minería y la defensa nacional.

A partir de aquí, y como dato más reciente fue en los años 2005 y 2006[7], cuando la economía cubana registró un crecimiento del PIB equivalente al de China. Este aumento se produjo gracias al incremento en la generación de servicios de salud y educación, medicamentos y níquel, productos comercializados en el mercado exterior. A esta apertura, se debe sumar el apoyo económico de Venezuela y China, que han compensado el embargo de Estados Unidos. Así y en relación a nuestro anterior post, confirmamos y corroboramos que el embargo producido por EEUU no fue el único factor que produjo el atraso de Cuba. Así, Cuba tuvo sus propios mecanismos compensatorios para evitar un mayor atraso. Para concluir, Cuba, es especialmente un país con una lenta transición y tal y como se ha visto con grandes ambigüedades tanto en su pasado como en sus perspectivas de futuro. Aún así, Cuba sigue manteniendo su posición económica intervencionista con la combinación de mecanismos de mercado, y medidas de planificación centralizada. Para poder comprobar la evolución de cómo la globalización ha afectado la distribución de la renta dentro del país será necesaria una futura investigación al respecto, ya que datos oficiales sobre el índice de Gini u otros medidores de la desigualdad no están disponibles para esta economía.

Tal y como se ha observado a lo largo de este ensayo,  la economía cubana es muy vulnerable en sus relaciones económicas internacionales debido a los intercambios desiguales y el escaso control que tiene sobre las condiciones mercantiles y financieras en que se realizan, lo que hace perdurar el desequilibrio crónico de su balanza comercial, el nivel de endeudamiento y el alza de precios[8]. Aun así, en lugar de fijar nuestra atención únicamente en indicadores económicos para medir el bienestar de la población cubana, basaremos la evolución respecto al resto de países según el Índice de Desarrollo Humano[9].

Así, como podemos ver en la Ilustración 2, durante la década de los 90, Cuba vio reducida su ventaja en términos de desarrollo humano y fue en este momento donde se implementaron las estrategias cubanas para abrir, parcialmente, la isla al exterior. Esto ayudó a impulsar el bienestar de los cubanos por encima de la media de sus países vecinos.

Imagen

Ilustración 2. Evolucion HDI. Comparativa Cuba.

Sin la inversión extranjera directa y las instituciones bancarias el impulso al crecimiento económico hubiese sido prácticamente imposible. Por lo tanto, podemos afirmar que las políticas económicas promovidas durante las últimas dos décadas han contribuido a mejorar el crecimiento y las perspectivas industriales de la economía cubana. Además, de la incursión en una economía más global. Todo ello sin abandonar ni cambiar el modelo primario-exportador de los siglos XIX y XX. En esta última afirmación, volvemos a mostrar la ambigüedad de las decisiones económicas cubanas.

Así y siguiendo las premisas citadas al principio del ensayo podemos concluir que la globalización ha permitido un mayor desarrollo de Cuba desde el punto de vista comparativo con el resto de naciones. Aun así, dentro de la isla no se puede concluir si el proceso de globalización haya sido o no beneficioso debido a la inexistencia de datos acerca de la distribución de la renta y los índices de desigualdad.


[1] Jeffrey G. Williamson (2012) El desarrolo mundial en perspectiva histórica.  Cinco siglos de revoluciones industriales, globalización y desigualdad. UNE: Zaragoza.

[2] Citado en  Solorza, Marcia Luz (2007:179)

[3] Foreign direct investment

[4] Citado en  Solorza, Marcia Luz (2007:180)

[5]Elaboración propia a partir de los datos obtenidos del worldbank

[6] Presidencia del Consejo de Estado de la República de Cuba, 1982: Decreto ley núm. 50

[7] Oficina Nacional de Estadísticas y los Ministerios de Asuntos Económicos de Cuba

[8]  Solorza Luna, (2007:18)

[9] International Human Development Indicators. UNDP

Viviana Dapresa y Sandra del Cerro

Bibliografía

¿Es el bloqueo americano la causa del atraso económico de Cuba?

cuba_libre 1

En este post pretendemos desengranar y dar a conocer los entresijos que definen la relación económica entre Estados Unidos y Cuba. El principal elemento que se abordará será la situación de bloqueo que el primero ejerce sobre el segundo.

Así, el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos a Cuba es el más prolongado de la historia contemporánea. Este bloqueo ha causado daños irreversibles a la población cubana, que ha visto sus oportunidades y capacidad de bienestar diezmadas por un constante acoso de los Estados Unidos. Aun así, y pese a tener a la comunidad internacional en contra, EUA sigue con el asedio impidiendo el crecimiento derivado de la globalización en el país caribeño.

Estados Unidos empezó con el bloqueo hace más de medio siglo, con la primera intención de imponer sus propios intereses a Cuba. Estas voluntad de control por parte de Estados Unidos sobre la isla, pero, no eran nuevas. Las primeras muestras de voluntad coercitiva sobre la isla se remontan al siglo XX, cuando España fue derrotada en la guerra Hispano-Cubana y Estados Unidos asumió la gobernación de Cuba,  permitiendo su independencia formal en 1902. Eso sí, la independencia sólo fue posible después de aclarar a través de la conocida como enmienda Platt a la Constitución de Cuba, que Estados Unidos limitaría ciertos aspectos como las relaciones internacionales y el techo de deuda isleños; además de reservarse el derecho a intervenir la isla en caso de omisión.

Así, después de conocer que el idilio entre EUA y Cuba se remontan a inicios del siglo XX, cabe destacar cuándo volvió a ser latente el bloqueo del país norteamericano sobre la isla. Este bloqueo empezó volvió a ser latente en 1960. Después de varios periodos diferenciados de la historia económica y política de Cuba, como son la Dictadura de Gerardo Machado, la Revolución del Treinta y la futura Constitución del 40 y la Dictadura de Batista, EUA se enfrenta a una situación incómoda en Cuba. A la creciente tensión entre EUA y la URSS en plena Guerra Fría, se le añade un problema muy próximo a sus fronteras, un gobierno antiimperialista que está creando estrechos vínculos con el Bloque Soviético. Así, EUA ante tal amenaza, englobada en la Crisis de los Misiles de Cuba, y, además, como respuesta a expropiaciones por parte de la Revolución Cubana de propiedades de ciudadanos y compañías estadounidenses, el presidente Dwight D. Eisenhower, durante este primer bloqueo, rompe las relaciones diplomáticas (1961) además de persuadir a gobiernos vecinos, como Canadá y México para que siguieran sus pasos. Esta acción de bloqueo llegó a tal magnitud que Cuba fue expulsada de la Organización de Estados Americanos y que, incluso hoy, sigue vigente.

Siguiendo pues en la década de los sesenta, el bloque llegó a ser casi total en 1962. Pese a ello, este bloqueo de facto no fue hasta 1992 cuando éste se convirtió en un bloqueo de jure. La ley que pretendía alargar el bloqueo hasta que Cuba avanzara hacia la democratización y tuviera más respeto por los derechos humanos se denominó Cuban Democracy Act. Posterior a ésta, la  Helms-Burton Act de 1996 que reforzó a nivel federal la idea de penar aquellas empresas y agentes económicos que comerciaran cualquier tipo de bien anteriormente poseído por algún estadounidense y que fuese desposeído durante las expropiaciones socialistas cubanas.
Pese al bloqueo, es curioso ver como EEUU mantiene hoy día relaciones comerciales con Cuba, mayormente a su favor, debido a la imposibilidad por parte de EUA de recibir importaciones isleñas, siendo uno de los 5 principales socios comerciales de la isla, y el principal en cuanto a productos alimenticios[1].

comercio Cuba

Así pues, después de analizar cómo ha sido la relación entre los dos países anteriormente, en especial durante la segunda mitad del siglo XX, cabe destacar la voluntad de los Estados Unidos en normalizar sus relaciones comerciales con los estados comunistas en la búsqueda de una desregularización parcial, como son el caso de China o Vietnam. Pese a esta voluntad de algunos dirigentes, la existencia de un fuerte lobby de mayoría conservadora, formado por exiliados cubanos asentados en uno de los estados más estratégicos de EEUU como es Florida, impiden que las relaciones entre el país norteamericano y la isla acaben de desarrollarse de manera libre. Así pues, ninguno de los dos partidos mayoritarios, Republicano y Demócrata, han propuesto ningún cambio digno de mención respecto a las relaciones con Cuba durante las últimas legislaturas.

Como es de suponer y se puede discernir gracias a la ciencia económica, este bloqueo ha tenido consecuencias para las dos partes implicadas, pero sin duda Cuba ha sido la mayor damnificada. Pues según Antonio Sánchez de Bustamante el embargo es, en las relaciones internacionales “un medio de que no pueden servirse, como jueces en su propia causa, sino los fuertes contra los débiles”. La economía de Cuba se ha visto gravemente afectada. Este bloqueo impuesto a Cuba tiene unas consecuencias devastadoras debido a su naturaleza peculiar, es decir, no es un simple embargo, es un bloqueo total en el que la máxima potencia económica y militar imposibilita a un país del llamado tercer mundo avanzar al ritmo correcto, no por falta de medios, sino por preferencias de terceros. Este hecho conlleva que uno de los principales supuestos de la teoría económica de la globalización: la convergencia; se vea imposibilitada para el país caribeño. Además, a este aspecto en la relación económico-política de tipo bilateral, se le suman diversos factores agravantes, como la imposibilidad de recibir crédito por parte de organismos internacionales –FMI,  BM–, ya que Estados Unidos ejerce allí su capacidad de veto, derivando en que Cuba se encuentre, en el ámbito internacional, con una desventaja comparativa con países de características similares.

Las consecuencias para Cuba han sido de todo tipo: sanitarias, educativas, financieras, y por supuesto económicas. Se calcula que el bloqueo ha costado a Cuba 60.000 millones de dólares hasta el 1998 y 93.000 millones hasta Diciembre del 2007 y creciendo. El daño económico directo ocasionado al pueblo cubano  por la aplicación del bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba hasta diciembre de 2010, a precios corrientes, calculados de forma muy conservadora, asciende a una cifra que supera los 104.000 millones de dólares. Si se toma en consideración la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado financiero internacional, que ha sido sumamente elevada durante el año 2010, y mantiene una tendencia creciente, la afectación a la economía cubana sería superior a los 975.000 millones de dólares.   Lo importante de estas cifras es que bastarían para sacar del subdesarrollo a Cuba, y aunque el bloqueo puede que no sea el único causante de la precaria situación, es probablemente la causa que ha tenido más fuerza. Pese a ello, cabe destacar que empresas norteamericanas también están viendo como existe una posible pérdida de eficiencia generada por el permanente bloque del gobierno de EUA sobre Cuba. Aun así, es evidente que el potencial de exportación y de comercio internacional, debido a las características de cada uno de los países es completamente favorable para el país norteamericano, lo que deja entrever que en caso de levantarse el veto a las transacciones comerciales probablemente Cuba seguiría teniendo una balanza comercial negativa con los Estados Unidos pero en cambio éstos aumentarían su capacidad exportadora sobre la isla.

Por tanto, no se puede acabar de culpar al bloqueo de la situación cubana, ya que en caso de no existir este bloqueo, la situación, debido a la desventaja comparativa de la isla cubana a la hora de producir bienes manufacturados, podría llegar a ser incluso más abultada que la actual.

Para hacer la idea general, los datos que se muestran a continuación, extraídos del informe de Cuba sobre la Resolución 58-7 de la Asamblea General de las Naciones Unidas son un ejemplo de hasta dónde ha llegado esta medida diplomática y como ha afectado a todos y cada uno de los sectores de la isla caribeña.
I) Ingresos dejados de percibir por exportaciones y servicios: 36.225,4 millones de dólares.
II) Pérdidas por reubicación geográfica del comercio: 18.049,7 millones de dólares.
III) Afectaciones a la producción y los servicios: 2.847,5 millones de dólares.
IV) Bloqueo tecnológico: 8.265,4 millones de dólares.
V) Afectaciones a los servicios de la población: 1.546,4 millones de dólares.
VI) Afectaciones monetario-financieras: 8.348,5 millones de dólares.
VII) Incitación a la emigración y fuga de talentos: 4.042,4 millones de dólares.
VIII) Total de las afectaciones por el bloqueo: 79.325,2 millones de dólares.

cuba grafico

Elaboración propia a partir de los datos obtenidos en: http://www.census.gov/foreign-trade/balance/c2390.html.

Así pues, y desde un punto de vista del derecho, se podría considerar que el bloqueo del gobierno de los Estados Unidos contra Cuba viola los principios recogidos en la Carta de las Naciones Unidas al atentar contra la soberanía de Cuba, pretender violar el principio de no intervención en los asuntos internos de los estados, ya que busca modificar el esquema político e ideología del país; y vulnerar la libertad de comercio, de inversión y de navegación. Esta política de desestabilización económica iniciada en 1960 ha pretendido socavar la soberanía de Cuba y mediante la utilización de pretextos el gobierno de Estados Unidos ha pretendido aislar y derrocar al pueblo cubano.

Para acabar, pues, y remarcar los aspectos fundamentales de esta entrada en el blog, que no son otros que: Estados Unidos con su posición privilegiada en el entorno diplomático internacional tiene a su alcance herramientas y posibilidades que muy pocos, por no decir ningún otro país, poseen. Estas posibilidades permiten a EUA negociar ciertos aspectos en el marco internacional teniendo, de antemano, mayor poder negociador, y más alternativas que las otras partes implicadas en la negociación. En especial, con Cuba, un país marcadamente socialista durante los últimos 50 años, y que habrá que seguir su evolución con Raúl Castro como cabeza visible; EUA intenta influir para establecer un marco político que le sea favorable utilizando la coerción de su brazo económico. Seguiremos al tanto de las futuras evoluciones.


[1] http://www.economywatch.com/world_economy/cuba/export-import.html

Viviana Dapresa; Sandra del Cerro

Bibliografía:

Asamblea General Naciones Unidas (2004). Tomado del Tabloide Especial No. 9: Informe de Cuba sobre la Resolución 58-7.

Aguilar, Alejandro. Antecedentes del bloqueo económico  a Cuba por EEUU. Disponible en Instituto Nacional de Investigaciones Económicas. Consultado: 13 Febrero 2013

Fernández, Ferreira M. (2011). Principales consecuencias del bloqueo impuesto a Cuba por gobierno Estado Unidos y su vigencia. Disponible en: http://bloguerosrevolucion.ning.com/profiles/blogs/principales-consecuencias-bloqueo-impuesto-a-cuba-por-gobierno-de Consultado: 13 Febrero 2013.

Gerschenkron, A. (1970): Atraso económico e industrialización. Ariel, Barcelona, Alexander Gerschenkron: traducción castellana de Josep Fontana y Mª Soledad Bastida; 18 cm; Ariel quincenal; 41.

Maddison, A. (2002): La Economía mundial: una perspectiva milenaria. Ocde, Madrid etc., Angus Maddison.;28 cm;

Sánchez de Bustamante, A. Derecho Internacional Público. Tomo II.

Santaella, C. El bloqueo económico, comercial y financiero a Cuba. Disponible en: http://www.monografias.com/trabajos91/bloqueo-economico-comercial-y financiero/bloqueo-economico-comercial-y-financiero2.shtml. Consultado: 10 Febrero 2013.

United State Census. Trade in Goods with Cuba. Disponible en: http://www.census.gov/foreign-trade/balance/c2390.html. Consultado: 15 Febrero.

¿Por qué embargo act?

¿Qué es Embargo Act?

Entendemos por Embargo, la parcial o completa prohibición de comerciar con un país. Los embargos son considerados grandes medidas diplomáticas impuestas con el objetivo de obtener un determinado resultado de interés nacional del país en el que se haya impuesto. Los embargos son similares a las sanciones económicas y son generalmente considerados barreras legales al comercio, que no debe confundirse con bloqueos, que a menudo son considerados como actos de guerra.

¿Cuál es su origen?

Embargo Act se firmó en 1807, fue durante las guerras napoleónicas, Estados Unidos proclamó el embargo como medida diplomática contra Gran Bretaña y Francia. El embargo fue impuesto en respuesta a las violaciones de neutralidad de EE.UU, en el que América mercante y sus cargamentos fueron incautados como contrabando de guerra por las marinas de guerra europeas.

El presidente Thomas Jefferson recomendó que el Congreso respondiera con la guerra comercial, más que con la movilización militar. La Ley de Embargo se firmó como ley el 22 de diciembre 1807. El efecto esperado de esta medida drástica  era eliminar la neutralidad respecto de EE.UU y el fin de la política de reclutamiento forzoso. El Embargo resultó ser poco práctico como medida de coerción, y fue un fracaso tanto a nivel diplomático como económico, sobre todo para la economía estadounidense.

¿Por qué embargo act?

Embargo Act es el nombre del presente blog porque es la primera medida diplomática que dificulta el proceso y el crecimiento económico de un país al tomar como medida la ruptura de las relaciones internacionales entre varios países a través del comercio naval internacional. Así, ¿qué relación establecemos con la asignatura? A partir de la investigación y el análisis de las distintas rupturas diplomáticas que se han producido a lo largo de la historia se analizará como estas rupturas y estas brechas en las relaciones internacionales han influido , o no,   en el desarrollo económico de un país determinado.

Viviana Dapresa; Sandra del Cerro